jueves, 25 de septiembre de 2008

El arte de llorar a coro

Kunsten at graede i kor. Este es otro triunfo del cine nórdico de título impronunciable, en inglés se ha traducido como The Art Of Crying aunque más bien significa El Arte de Llorar en Coro. Ha ganado 8 premios en su país natal, ha sido la presentada por Dinamarca a la Academia de Estados Unidos y ha cosechado éxitos en taquilla en sus países vecinos.

Se cuenta un dramón, la historia de una familia desestructurada en los 70. Todo esta visto desde los ojos de un niño de 11 años que se cree muy listo. En esto se parece un poco a El Niño del Pijama de Rayas, pero en éste caso el humor se reduce y el niño es menos ingenuo y forma parte importante en la tragedia.


El padre es un enfermo mental manipulador con oscuros deseos por su hija y tendencias suicidas. Odia estar tan poco reconocido socialmente y que su trabajo esté decayendo.

La madre hace tiempo que se rindió y prefiere hacerse la loca ante todos los problemas de su familia.

El hermano mayor estudia para ser arquitecto y hace tiempo que el odio hacia el padre le hizo abandonar el hogar.

La hermana está siendo torturada psicológicamente por su padre, que la maltrata y la aísla de los demás.

El niño pequeño y narrador es el cómplice de su padre, que hace todo lo posible porque esté contento.


Ante este panorama, el cabeza de familia empieza a tener cierto reconocimiento en el pueblo debido a su gran capacidad para hablar en los funerales. El pobre hombre es feliz haciendo llorar a los demás, porque así se siente superior a ellos. El niño no dudará en hacer todo lo posible porque su padre siga hablando en funerales.


Bien, la aparente complejidad de la situación no es para tanto debido a la correcta presentación de los personajes. El inicio no se hace pesado y ayuda a darse cuenta de la situación. Desde ese punto, la película sigue un in crescendo inquietante que llena al espectador del drama que sufren los personajes y llega a comprender psicológicamente el sufrimiento de aquellas personas ficticias que aparecen en pantalla.

Quizás todo la historia sea mentira, pero los sentimientos no lo son. Es muy dura, y muchos piensan que el cine no es para pasarlo mal. No sé si los que afirman eso tienen razón, pero debe haber un límite en cuanto a sufrimiento humano en las películas.


El guión es muy bueno desde el punto de vista técnico. La trama es compleja y muy profunda. No es fácil contar la historia de un padre pederasta, y se hace un buen trabajo a la hora de dirigir la historia desde el punto de vista del niño. Incluso dicen que el guión tiene grandes dosis de humor para aliviar el drama social; pero yo esas partes cómicas me las debí perder.


La dirección y fotografía es deslumbrante. Sobria y fría consigue crear imágenes muy bellas, sobre todo en las escenas de exteriores. Los paseos en carretilla y los funerales son increíbles y la dirección ha tenido la mayor responsabilidad.


Los actores: casi perfectos. El niño, para ser tan joven, hace un trabajo genial, aunque quizás no hubiese venido mal un poco más de complicidad con el espectador. La madre representa uno de los personajes más difíciles y sale airosa, al igual que la hija. El padre, y con esto completo la familia, hace que le odie tanto que puedo decir que ha conseguido el objetivo.


Ahora bien, la película es una tragedia del principio a fin y sólo aquellos que estén dispuestos a sufrir durante una hora y media (o más) deben ver esta película tan bien hecha.

Sobrecogedora en todo momento, no llega a innovar nada; pero la técnica cinematográfica y la profundidad del drama familiar construyen una película bastante interesante.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

"Question Mark"

Usted en su "crítica" dice esto:

"Quizás todo la historia sea mentira..."

__ ¿"quizás sea mentira"? hombre a usted le hace falta vivir un poco más! Este "dramón" es más recurrente de lo que usted se imagina. Converse con un psiquiatra para que le diga la cantidad de casos que como éste le llegan al diván. Dedíquese a investigar la vida de muchos artistas (ésos a los que seguramente usted admira tanto), y verá la cantidad infinita que han tenido relaciones sexuales con sus hijas, con sus hijos. Bajo chantajes, bajo amenazas, bajo efecto de las drogas (de parte de ambos), porque muchos de esos artistillas l@s han iniciado en el mundo de las drogas, del alcohol y así se relacionan sexualmente con l@s hij@s. Una buena investigación no le vendría nada mal!

Beiry dijo...

Tiene razón. Durante este año he estado trabajando como voluntario en un centro de rehabilitación psicosocial...y he visto que estas cosas son más comunes de lo que parece.

Aunque por otro lado, no conviene tomar como ejemplo la vida de los artistas, sobre todo del s.XX y finales del XIX, que tuvieron una existencia patológica y enfermiza, muchas veces relacionada con su forma de hacer arte también.

Lizzie dijo...

Jajaja, no se si algu día me dejará de sorprender lo bueno que somos los hombres para criticar a los démas destructivamente. Es claro que su crítica respecto a esta película es bastante completo, mas los dos únicos comentarios que tiene se dedicaron a criticar "una sola frase" de toda ella. Sin más que decir me despido y felicito por si interés cinematográfico, ójala y siga así .

MiRai No KaJiTSu dijo...

recien he visto esta pelicula y en realidad me ha parecidoalgo cruda pero por desgracias real en muchos lugares del mundo

los momento chuscos hay bastantes solo que aparecen en momentos en los que el niño hace comentarios propios de su edad, ingenuos pero a la vez que reflejan las patologias que en la familias se desarrollan

muy buena critica me ha gustado mucho

Histérica Sadomasoca dijo...

wow!! me gustó la reseña y me gustó el blog, seguiré checando películas que me gustan,

saludos desde méxico